Que nuestra revolución sea el placer

Que nuestra revolución sea el placer

Creo que solo hasta mi adultez no valoré lo maravilloso de ser mujer. De pequeña siempre me pareció que los hombres en esta vida la tenían mucho más fácil, empezando porque podían orina parados donde quisieran, podían embarrarse y llegar con morados a casa y nadie los iba a regañar por eso. Sentía que todos los ojos siempre estaban puestos en las mujeres y no para agasajarlas, para criticarlas y "educarlas". Las reuniones familiares no eran tan divertidas, siempre estaba esperando el momento en el que se me iba a criticar por mi peso, por mi peinado, por mi manera de vestir, etc.

Nunca sentí la ciudad como un territorio seguro, aunque eso no me impedía caminar las calles y coger bus sola, siempre sentía la necesidad de cambiarme de acera cuando un hombre se acercaba, pero si yo fuera hombre, pensaba " no tendría que cambiarme de acera".

Luego me llegó la menstruación, mi abuelita me felicitó y aunque de mis amigas fui la última en vivir esta experiencia, yo solo pensé, ¿por qué a mi?. No me gustaba menstruar, fui súper deportista en el colegio y sentía que mi ciclo menstrual me estorbaba, me dificultaba las cosas.

Y solo hasta el 2015 que probé la copa menstrual inicié un proceso de reconciliación conmigo y con mi feminidad. Empecé a reconciliarme con mi cuerpo, a adorarlo valorarlo, sentirlo com un todo. Con los años empecé a colonizarlo y llenarlo de placer, a hacerlo mío y cuidarlo.

Ahora y gracias a la industria en la que me muevo, reconozco que ser mujer es un regalo del universo, que somos seres mágicos, sexuales y creativos. Que tenemos una fuerza y un poder inmensos y que ya es hora de despertarnos.

Eres merecedora de placer y eso no está en discusión, no cierres más las piernas, no te quedes callada, no intentes ocupar menos espacio en este planeta porque este mundo te pertenece y es hora de reclamarlo. Sonriamonos entre nosotras, creemos juntas, aprendamos a vernos y a apreciarnos con los ojos del amor y no con los de la competencia como la sociedad nos enseño. Y amiga que el PLACER sea nuestra revolución!

Comentarios

Deja un Comentario