Izzy Lush y El Porno

Izzy Lush y El Porno

Tuvimos la maravillosa oportunidad de compartir una mañana con Izzy Lush, actriz de porno caleña de 25 años que admiramos mucho y le seguimos la pista desde hace un buen tiempo.

Izzy Lush

Izzy lleva ya un año en la industria, considera que es la mejor experiencia que ha tenido en su vida, que cada escena que graba es nueva y emocionante, las personas de la industria son muy queridas y el ambiente de trabajo es muy bueno.

No le gusta mucho verse después de grabar una escena porque es muy autocrítica, a no ser de que la química en set haya estado demasiado increíble, prefiere solo disfrutar el momento de la grabación y recrearlo en su cabeza si es necesario.

Antes de entrar en la industria Izzy nos cuenta que no era alta consumidora de porno, al contrario, era muy poco el porno que veía, su consumo incrementó en la medida en que se empezó a acercar a la industria profesionalmente. Lo que más le gustaba era el soft Porn como el de Emanuelle. Recuerda muchísimo su primera experiencia, fue con una productora muy famosa llamada Tushy especializada en sexo anal, en un Penthouse en Down Town Los Angeles. En cuanto llegó se sintió como una estrella, súper bien atendida por todo el personal y estilistas, quienes la maquillaron y arreglaron para la escena. Afirma que en su mayoría las experiencias laborales que ha tenido en la industria han sido maravillosas.

La dinámica de grabación de una película de porno, según Izzy, consiste en primero maquillar a las modelos, luego realizar un story telling que es como el intro de la película, muchas veces es como un tease de un striptease. Luego se toman las fotos que se llaman pretty Pictures que son fotos de la modelo posando, luego se revisa la secuencia de la actuación y se realizan las fotos de las posiciones para iniciar la filmación. Normalmente una película de porno se realiza en un día. Son varias escenas que se juntan y se convierten en una película.

Según el tipo de penetración que se muestre se clasifican generalmente las películas, por ejemplo las anales son porque hay una penetración anal, DP (double penetration en inglés) que es penetración doble, vaginal y anal con dos hombres; Gang bang que es una mujer siendo estimulada por muchos hombres y recibiendo toda su atención etc.

Izzy afirma que que si o si el porno es ficción, "es un trabajo, hay escenas y pautas ya planeadas que se tienen que hacer, hay posiciones muy incómodas para que la cámara logre las capturas deseadas y en esos momentos es solamente fingir porque la incomodidad no te permite disfrutar".  En el porno lésbico, nos cuenta Izzy, que es el más fingido, hay muchas actrices que ni siquiera lo disfrutan y lo fingen demasiado. Pero hay productoras que prefieren hacerle una película completa a una modelo y quieren que sea lo más real posible, entonces le preguntan a la modelo con qué actor desea trabajar y la cámara se encuentra en función de la modelo y no al contrario, en ese caso todo es mucho más real y natural.

Izzy realizó varios cursos de actuación antes de entrar al gremio, nos cuenta que antes de decidir dedicarse al porno estaba viviendo en Bogotá, siempre se ha considerado una persona existencial y escéptica, y por esas épocas se encontraba en una especie de crisis existencial, no sabía qué podía aportarle al mundo. No se sentía completa en sus clases de actuación regular. Y un día en su casa se estaba viendo su película favorita “Love”, del director de cine independiente Gaspar Noe donde se muestran escenas de sexo sin tabú y a raíz de esa película le surgió la inquietud, empezó a indagar y descubrió que los actores de la escena habían sido dobles y que eran actores porno.

A raíz de esto empezó una investigación ardua sobre el gremio y el cine porno, le encantó el cine porno independiente feminista sobre todo el de Erika Lust. Estuvo con la inquietud de iniciarse en la industria durante tres años en los que se dedicó a empaparse de información. Los dos primeros años siguió en Bogotá, luego se trasladó a Barcelona con su novio de la época quien era sumamente conservador, sus deseos de convertirse en actriz porno no cesaron y tomó la determinación de que si las cosas con su novio no funcionaban ingresaría a la industria sin pensarlo más, sin importar lo que sus padres, sus amigos y la sociedad entera fueran a pensar. Ella tenía que probarlo y asegurarse de que el porno era lo que le gustaba hacer. En un viaje que realizó a Cali le pidió a su mejor amigo que le tomara unas fotos tipo casting desnuda para empezar a realizar su portafolio y las guardó.

Poco después terminó con su pareja e inició el proceso de contactar a las productoras, primero en España porque se encontraba allá pero le pedían tener experiencia previa en la industria. Las cosas no se estaban dando en España y sentía la presión de sus padres quienes la apoyaban económicamente pero ella no quería volver a Colombia, así que con los ahorros que tenía en ese momento decidió irse para Estados Unidos a probar suerte. Contactó unos agentes que la presentaron a una productora y empezó su vida en la industria.

"No necesitas realmente estudios o cursos previos a la actuación porno, lo más importante y primordial es siempre buscar la cámara, y moverse en función de ella".

Actualmente trabaja con una agencia que es la responsable de las negociaciones y de la consecución de escenas para ella y 30 modelos más.

Izzy nos cuenta que la industria se mueve muchísimo en Estados Unidos, tanto,  que si quisiera podría trabajar todos los días. En Colombia lamentablemente solo hay una productora reconocida y es un trabajo muy mal pago, por eso no ha realizado ninguna escena en el país.

via GIPHY

La familia de Izzy es muy conservadora, por eso también tardó en lanzarse a la industria, pero para su sorpresa la han apoyado mucho, saben que es lo que le gusta y apasiona y lo respetan, aunque no se hable mucho del tema en casa.

Su educación sexual fue tan pobre como la de muchos colombianos, solo escuchaba lo malas que eran las enfermedades de transmisión sexual y lo poco o nada que debía tener relaciones sexuales en consecuencia. Lo que realmente aprendió fue durante su experiencia en pareja. Siempre tuvo la libido muy alta y fue un tema que le interesaba mucho. 

Hoy es consciente de que lo que hace con su cuerpo es su decisión, que los tabúes y mitos sobre el sexo, y sobre los juguetes sexuales principalmente en nuestra sociedad caleña están mandados a recoger, que el sexo no tiene por qué dar asco, que no hay momento apropiado para la primera vez, es cuándo se decida y ya y que hay que liberarnos de tantas ataduras mentales al respecto.

Espera continuar en la industria por muchísimo tiempo, no solo como actriz sino en un futuro como directora o productora. Sabe que el porno que consumimos debe dar un giro. "Actualmente el 99% de las escenas que se graban, por no decir el 100%, son pensadas para consumo único y exclusivo de prototipo masculino machista, tanto así que las escenas lésbicas no son hechas para lesbianas, son producidas y pensadas para consumo masculino. Al parecer los hombres en su machismo y tradicionalismo no quieren ver penes en las escenas, por eso toda la atención generalmente está en la mujer". Por eso la importancia de las nuevas corrientes de cine porno como el de Erika Lust, un porno más artístico y más real, afirma Izzy.

Hablamos también un poco sobre el sexo real, para ella va más allá de la penetración, se trata de la química que se pueda sentir entre dos personas y como sus cuerpos se mueven y se unen a partir de ello. Cree que los juguetes sexuales son una herramienta maravillosa para dar dinamismo a la vida sexual, salir de la rutina y agregarle un poco más de diversión.

Compartimos opiniones frente a la masturbación, que en definitiva es un tema tabú especialmente para las mujeres, "la mayoría de mujeres no se conocen, no se masturban, no se exploran y por eso muchas ni siquiera han experimentado un orgasmo". Tanto así, que ella misma confiesa que su primer orgasmo real fue en set, haciendo Porno, ella no se masturbaba anteriormente, justamente por los paradigmas existentes. Muchas de sus primeras veces han sido en set, ha descubierto cosas de su cuerpo que no sabía y sensaciones que nunca había sentido.

Izzy se considera una persona Pansexual, le gusta una persona independientemente de su género o cómo se sienta identificado. Antes se reprimía mucho, sobre todo frente a las mujeres, precisamente por los tabúes que tenemos al respecto. Nos cuenta que cuando tenía alrededor de 13 años se dio un beso con una amiga pero nunca más volvieron a hablar del tema, ignorando lo sucedido. Hoy sigue siendo tímida frente a las mujeres pero se encuentra mucho más empoderada de su cuerpo y preferencias frente a la sociedad.

Finalmente nos despedimos no sin antes agradecerle por su tiempo y por toda la información valiosa que compartió con nosotros.

via GIPHY

Comentarios

Deja un Comentario